domingo, 3 de julio de 2016

1 Juan 2:12-29

Por Jorge Malibran Lacorte
El tema de este pasaje es claro..."Permaneced en la verdad". Sabemos a diferencia de Pilato Que y Quién es la Verdad...Jesucristo, el Hijo de Dios. 

El Apóstol Juan no vacila en apuntar sobre la importancia del conocimiento de Jesús, y manda un mensaje a toda la familia. Estamos solo de paso por esta vida, pero mientras está vida pasa tenemos que venir al conocimiento de Cristo y tomar la más grande decisión que cualquier ser humano pueda tomar... Conocerle y seguirle.

Mucha gente dice haberle conocido, pero los frutos hablan y muestran finalmente hacia dónde está mirando su corazón. Una cosa es clara...No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. 

Tomemos hoy nuestra decisión. No nos equivoquemos. Sigamos a Jesús. 

Bendiciones.

1 Juan 2:12-27 

12 Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre.

13 Os escribo a vosotros, padres, porque conocéis al que es desde el principio. Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al maligno. Os escribo a vosotros, hijitos, porque habéis conocido al Padre.

14 Os he escrito a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio. Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno.

15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.

16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.

17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

El anticristo
18 Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo.

19 Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros.

20 Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas.

21 No os he escrito como si ignoraseis la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira procede de la verdad.

22 ¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo.

23 Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre.

24 Lo que habéis oído desde el principio, permanezca en vosotros. Si lo que habéis oído desde el principio permanece en vosotros, también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre.

25 Y esta es la promesa que él nos hizo, la vida eterna.

26 Os he escrito esto sobre los que os engañan.

27 Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él.

28 Y ahora, hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados.

29 Si sabéis que él es justo, sabed también que todo el que hace justicia es nacido de él.

sábado, 2 de julio de 2016

Cristo, nuestro abogado

Pastor Jorge Malibran Lacorte
1 Juan 2:1-11
El apóstol Juan nos habla sobre nuestro gran abogado Cristo y nos invita a ya no pecar más, sino más bien vivir una vida de congruencia entre lo que sabemos y creemos y lo que hacemos.

No podemos decir que le conocemos si estamos haciendo justamente lo contrario a sus sabias enseñanzas. Simplemente y sin más complicación, nuestro anhelo debe ser andar como el anduvo. 

Así mismo, el campo de trabajo del Cristiano comienza con la relación de amor que debe practicar con su hermano. Solo por medio del Santo Espíritu de Dios podremos amar como Jesús amó, pasando por alto toda ofensa y agravio. 

Si no perdonamos nos engañamos a nosotros mismos y no estamos en luz sino en tinieblas. 

Dios les bendiga.

La Biblia

Reina Valera

1 Juan 2:1-11

Cristo, nuestro abogado

2 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.

2 Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.

3 Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos.

4 El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él;

5 pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él.

6 El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.

El nuevo mandamiento
7 Hermanos, no os escribo mandamiento nuevo, sino el mandamiento antiguo que habéis tenido desde el principio; este mandamiento antiguo es la palabra que habéis oído desde el principio.

8 Sin embargo, os escribo un mandamiento nuevo, que es verdadero en él y en vosotros, porque las tinieblas van pasando, y la luz verdadera ya alumbra.

9 El que dice que está en la luz, y aborrece a su hermano, está todavía en tinieblas.

10 El que ama a su hermano, permanece en la luz, y en él no hay tropiezo.

11 Pero el que aborrece a su hermano está en tinieblas, y anda en tinieblas, y no sabe a dónde va, porque las tinieblas le han cegado los ojos.

jueves, 30 de junio de 2016

La exaltación de Israel

Pastor Jorge Malibráb Lacorte
Abdías 1:15-21
"Porque cercano está el día de Jehová sobre todas las naciones; como tú hiciste se hará contigo; tu recompensa volverá sobre tu cabeza".

Es increíble que constantemente la Palabra de Dios nos advierte de este día terrible para muchos, sin embargo la gente piensa que esto nunca va a llegar. Cada minuto que pasa nos acerca más y más al cumplimiento de esta palabra. 

Sin embargo, habrá un remanente que se salve en el monte de Sión. Esto nos anima a los que hemos creído en el nombre de Jesús a perseverar, a pesar de los ataques y aflicciones que vamos viviendo día tras día. 

Dios promete que a quienes retengan su integridad y no se salgan del camino serán restaurados y poseerán lo que por mucho tiempo tuvieron los enemigos del pueblo de Dios. 

Qué importante es entonces guardarnos en integridad y fidelidad a Dios y su palabra. 

Recordemos que el Señor vuelve por su pueblo, y ahí debemos estar tú y yo para celebrarlo. 

Bendiciones.

La Biblia

Reina Valera

Abdías 1:15-21

La exaltación de Israel

15 Porque cercano está el día de Jehová sobre todas las naciones; como tú hiciste se hará contigo; tu recompensa volverá sobre tu cabeza.

16 De la manera que vosotros bebisteis en mi santo monte, beberán continuamente todas las naciones; beberán, y engullirán, y serán como si no hubieran sido.

17 Mas en el monte de Sion habrá un remanente que se salve; y será santo, y la casa de Jacob recuperará sus posesiones.

18 La casa de Jacob será fuego, y la casa de José será llama, y la casa de Esaú estopa, y los quemarán y los consumirán; ni aun resto quedará de la casa de Esaú, porque Jehová lo ha dicho.

19 Y los del Neguev poseerán el monte de Esaú, y los de la Sefela a los filisteos; poseerán también los campos de Efraín, y los campos de Samaria; y Benjamín a Galaad.

20 Y los cautivos de este ejército de los hijos de Israel poseerán lo de los cananeos hasta Sarepta; y los cautivos de Jerusalén que están en Sefarad poseerán las ciudades del Neguev.

21 Y subirán salvadores al monte de Sion para juzgar al monte de Esaú; y el reino será de Jehová.

La humillación de Edom

Por Jorge Malibrán Lacorte
Abdías 1:1-14
Se nos habla aquí sobre Edom y su arrogancia pues está lleno de soberbia creyendo que está por encima de todos y lejos de toda posibilidad de caída.

Sin embargo, es interesante ver cómo Dios le declara que no importa a dónde se vaya o donde se esconda, y aún si a la altura de las estrellas pusiera su nido,..."de ahí te derribaré" 

Por ningún motivo Dios acepta que nos envanezcamos y mucho menos que abusemos o hagamos burla del de pobre condición. Más bien, debemos recordar siempre de donde nos ha traído Dios y como solo por su misericordia hemos sido lavados de nuestra maldad. 

Ciertamente, la sabiduría y la vida están en someternos humildemente a la soberanía de Dios.La soberbia viene cuando nos olvidamos de Dios. 

Maravilloso día es este para doblar nuestras rodillas ante Él y declarar que todo es suyo por siempre.

Bendiciones.

La Biblia

Reina Valera

Abdías 1:1-14

La humillación de Edom

1 Visión de Abdías.
Jehová el Señor ha dicho así en cuanto a Edom: Hemos oído el pregón de Jehová, y mensajero ha sido enviado a las naciones. Levantaos, y levantémonos contra este pueblo en batalla.

2 He aquí, pequeño te he hecho entre las naciones; estás abatido en gran manera.

3 La soberbia de tu corazón te ha engañado, tú que moras en las hendiduras de las peñas, en tu altísima morada; que dices en tu corazón: ¿Quién me derribará a tierra?

4 Si te remontares como águila, y aunque entre las estrellas pusieres tu nido, de ahí te derribaré, dice Jehová.

5 Si ladrones vinieran a ti, o robadores de noche (!!cómo has sido destruido!), ¿no hurtarían lo que les bastase? Si entraran a ti vendimiadores, ¿no dejarían algún rebusco?

6 !!Cómo fueron escudriñadas las cosas de Esaú! Sus tesoros escondidos fueron buscados.

7 Todos tus aliados te han engañado; hasta los confines te hicieron llegar; los que estaban en paz contigo prevalecieron contra ti; los que comían tu pan pusieron lazo debajo de ti; no hay en ello entendimiento.

8 ¿No haré que perezcan en aquel día, dice Jehová, los sabios de Edom, y la prudencia del monte de Esaú?

9 Y tus valientes, oh Temán, serán amedrentados; porque todo hombre será cortado del monte de Esaú por el estrago.

10 Por la injuria a tu hermano Jacob te cubrirá verg:uenza, y serás cortado para siempre.

11 El día que estando tú delante, llevaban extraños cautivo su ejército, y extraños entraban por sus puertas, y echaban suertes sobre Jerusalén, tú también eras como uno de ellos.

12 Pues no debiste tú haber estado mirando en el día de tu hermano, en el día de su infortunio; no debiste haberte alegrado de los hijos de Judá en el día en que se perdieron, ni debiste haberte jactado en el día de la angustia.

13 No debiste haber entrado por la puerta de mi pueblo en el día de su quebrantamiento; no, no debiste haber mirado su mal en el día de su quebranto, ni haber echado mano a sus bienes en el día de su calamidad.

14 Tampoco debiste haberte parado en las encrucijadas para matar a los que de ellos escapasen; ni debiste haber entregado a los que quedaban en el día de angustia.

Dedicación del muro

Pastor Jorge Malibran Lacorte
Nehemías 12:31-47 
Llegó el momento de dedicar el muro que se había construido en torno a Jerusalén. Un muro que daba gran protección a los hijos de Dios de los enemigos que celaban el crecimiento y prosperidad de la casa de Dios. Esto se refleja en la presencia de dos coros que van a participar en la gran celebración. Y sacrificaron aquel día numerosas víctimas porque Dios los había recreado con grande contentamiento. 

Igualmente, pusieron varones que recogieran las ofrendas, primicias y diezmos, y las porciones legales para los sacerdotes y levitas. Que importante es el ministerio de los levitas y cantores. Ellos nos dirigen en medio de la gran celebración. 

¿Cuando fue la última vez que oramos por ellos? 

¿Como hacerles patente nuestro agradecimiento por su servicio y dedicación? 

Bendigámosles de una u otra forma.

Bendiciones.

La Biblia 

Reina Valera

Nehemías 12:31-47 

31 Hice luego subir a los príncipes de Judá sobre el muro, y puse dos coros grandes que fueron en procesión; el uno a la derecha, sobre el muro, hacia la puerta del Muladar.

32 E iba tras de ellos Osaías con la mitad de los príncipes de Judá,

33 y Azarías, Esdras, Mesulam,

34 Judá y Benjamín, Semaías y Jeremías.

35 Y de los hijos de los sacerdotes iban con trompetas Zacarías hijo de Jonatán, hijo de Semaías, hijo de Matanías, hijo de Micaías, hijo de Zacur, hijo de Asaf;

36 y sus hermanos Semaías, Azarael, Milalai, Gilalai, Maai, Natanael, Judá y Hanani, con los instrumentos musicales de David varón de Dios; y el escriba Esdras delante de ellos.

37 Y a la puerta de la Fuente, en frente de ellos, subieron por las gradas de la ciudad de David, por la subida del muro, desde la casa de David hasta la puerta de las Aguas, al oriente.

38 El segundo coro iba del lado opuesto, y yo en pos de él, con la mitad del pueblo sobre el muro, desde la torre de los Hornos hasta el muro ancho;

39 y desde la puerta de Efraín hasta la puerta Vieja y a la puerta del Pescado, y la torre de Hananeel, y la torre de Hamea, hasta la puerta de las Ovejas; y se detuvieron en la puerta de la Cárcel.

40 Llegaron luego los dos coros a la casa de Dios; y yo, y la mitad de los oficiales conmigo,

41 y los sacerdotes Eliacim, Maaseías, Miniamín, Micaías, Elioenai, Zacarías y Hananías, con trompetas;

42 y Maasías, Semaías, Eleazar, Uzi, Johanán, Malquías, Elam y Ezer. Y los cantores cantaban en alta voz, e Izrahías era el director.

43 Y sacrificaron aquel día numerosas víctimas, y se regocijaron, porque Dios los había recreado con grande contentamiento; se alegraron también las mujeres y los niños; y el alborozo de Jerusalén fue oído desde lejos.

Porciones para sacerdotes y levitas

44 En aquel día fueron puestos varones sobre las cámaras de los tesoros, de las ofrendas, de las primicias y de los diezmos, para recoger en ellas, de los ejidos de las ciudades, las porciones legales para los sacerdotes y levitas; porque era grande el gozo de Judá con respecto a los sacerdotes y levitas que servían.

45 Y habían cumplido el servicio de su Dios, y el servicio de la expiación, como también los cantores y los porteros, conforme al estatuto de David y de Salomón su hijo.

46 Porque desde el tiempo de David y de Asaf, ya de antiguo, había un director de cantores para los cánticos y alabanzas y acción de gracias a Dios.

47 Y todo Israel en días de Zorobabel y en días de Nehemías daba alimentos a los cantores y a los porteros, cada cosa en su día; consagraban asimismo sus porciones a los levitas, y los levitas consagraban parte a los hijos de Aarón.

jueves, 23 de junio de 2016

Los habitantes de Jerusalén

Pastor Jorge Malibran Lacorte
Nehemías 11:15-36
Es hermoso ver los nombres de todos aquellos que de una u otra forma se involucraron activamente en el servicio del templo del Señor. Desde levitas y cantores hasta los porteros y aún aquellos que trabajaban en el mantenimiento del templo. Me llama la atención en el verso 17 que se nos dan nombres de aquellos hombres que empezaban las alabanzas y acción de gracias al tiempo de la oración.

Que importante es entender que antes que otra cosa, debemos comenzar nuestros tiempos de encuentro con Dios con acción de gracias y alabanzas antes que pedir otra cosa.

Esa es la forma correcta de entrar en su presencia. Iniciemos pues este día de esta forma y agradezcamos que nos ha regalado este día para que andemos en su presencia con gratitud y no olvidemos ninguno de sus favores.

Bendiciones.

La Biblia 

Reina Valera

15 De los levitas: Semaías hijo de Hasub, hijo de Azricam, hijo de Hasabías, hijo de Buni;

16 Sabetai y Jozabad, de los principales de los levitas, capataces de la obra exterior de la casa de Dios;

17 y Matanías hijo de Micaía, hijo de Zabdi, hijo de Asaf, el principal, el que empezaba las alabanzas y acción de gracias al tiempo de la oración; Bacbuquías el segundo de entre sus hermanos; y Abda hijo de Samúa, hijo de Galal, hijo de Jedutún.

18 Todos los levitas en la santa ciudad eran doscientos ochenta y cuatro.

19 Los porteros, Acub, Talmón y sus hermanos, guardas en las puertas, ciento setenta y dos.

20 Y el resto de Israel, de los sacerdotes y de los levitas, en todas las ciudades de Judá, cada uno en su heredad.

21 Los sirvientes del templo habitaban en Ofel; y Ziha y Gispa tenían autoridad sobre los sirvientes del templo.

22 Y el jefe de los levitas en Jerusalén era Uzi hijo de Bani, hijo de Hasabías, hijo de Matanías, hijo de Micaía, de los hijos de Asaf, cantores, sobre la obra de la casa de Dios.

23 Porque había mandamiento del rey acerca de ellos, y distribución para los cantores para cada día.

24 Y Petaías hijo de Mesezabeel, de los hijos de Zera hijo de Judá, estaba al servicio del rey en todo negocio del pueblo.
Lugares habitados fuera de Jerusalén

25 Tocante a las aldeas y sus tierras, algunos de los hijos de Judá habitaron en Quiriat-arba y sus aldeas, en Dibón y sus aldeas, en Jecabseel y sus aldeas,

26 en Jesúa, Molada y Bet-pelet,

27 en Hazar-sual, en Beerseba y sus aldeas,

28 en Siclag, en Mecona y sus aldeas,

29 en En-rimón, en Zora, en Jarmut,

30 en Zanoa, en Adulam y sus aldeas, en Laquis y sus tierras, y en Azeca y sus aldeas. Y habitaron desde Beerseba hasta el valle de Hinom.

31 Y los hijos de Benjamín habitaron desde Geba, en Micmas, en Aía, en Bet-el y sus aldeas,

32 en Anatot, Nob, Ananías,

33 Hazor, Ramá, Gitaim,

34 Hadid, Seboim, Nebalat,

35 Lod, y Ono, valle de los artífices;

36 y algunos de los levitas, en los repartimientos de Judá y de Benjamín.

Los habitantes de Jerusalén

Pastor Jorge Malibran Lacorte
Nehemías 11:1-14 
Llegó el tiempo de habitar Jerusalén. Los muros ya estaban construidos y las puertas cerradas, sin embargo había aún ciertas carencias y algo de inseguridad. El liderazgo se quedó a vivir ahí, y ahora el pueblo echa suertes para comenzar a repoblar Jerusalén. Una de cada 10 familias queda ahí, en la ciudad donde ciertamente la presencia de Dios debería habitar, pues ahí estaba el templo (Esto me recuerda algo así como el diezmo).

El pueblo bendijo a todos los varones que "voluntariamente" se ofrecieron para morar en Jerusalén. Esto significa que ellos decidieron sin presión alguna estar cerca de la presencia de Dios.

¿Y que hay de nosotros? 

¿Buscamos estar cerca de Dios voluntariamente? Le servimos voluntariamente? 

¿Le ofrendamos voluntariamente?.

Solo Dios y cada uno de nosotros tiene las respuestas. Bendiciones.
La Biblia
Reina Valera

11 Habitaron los jefes del pueblo en Jerusalén; mas el resto del pueblo echó suertes para traer uno de cada diez para que morase en Jerusalén, ciudad santa, y las otras nueve partes en las otras ciudades.

2 Y bendijo el pueblo a todos los varones que voluntariamente se ofrecieron para morar en Jerusalén.

3 Estos son los jefes de la provincia que moraron en Jerusalén; pero en las ciudades de Judá habitaron cada uno en su posesión, en sus ciudades; los israelitas, los sacerdotes y levitas, los sirvientes del templo y los hijos de los siervos de Salomón.

4 En Jerusalén, pues, habitaron algunos de los hijos de Judá y de los hijos de Benjamín. De los hijos de Judá: Ataías hijo de Uzías, hijo de Zacarías, hijo de Amarías, hijo de Sefatías, hijo de Mahalaleel, de los hijos de Fares,

5 y Maasías hijo de Baruc, hijo de Colhoze, hijo de Hazaías, hijo de Adaías, hijo de Joiarib, hijo de Zacarías, hijo de Siloni.

6 Todos los hijos de Fares que moraron en Jerusalén fueron cuatrocientos sesenta y ocho hombres fuertes.

7 Estos son los hijos de Benjamín: Salú hijo de Mesulam, hijo de Joed, hijo de Pedaías, hijo de Colaías, hijo de Maasías, hijo de Itiel, hijo de Jesaías.

8 Y tras él Gabai y Salai, novecientos veintiocho.

9 Y Joel hijo de Zicri era el prefecto de ellos, y Judá hijo de Senúa el segundo en la ciudad.

10 De los sacerdotes: Jedaías hijo de Joiarib, Jaquín,

11 Seraías hijo de Hilcías, hijo de Mesulam, hijo de Sadoc, hijo de Meraiot, hijo de Ahitob, príncipe de la casa de Dios,

12 y sus hermanos, los que hacían la obra de la casa, ochocientos veintidós; y Adaías hijo de Jeroham, hijo de Pelalías, hijo de Amsi, hijo de Zacarías, hijo de Pasur, hijo de Malquías,

13 y sus hermanos, jefes de familias, doscientos cuarenta y dos; y Amasai hijo de Azareel, hijo de Azai, hijo de Mesilemot, hijo de Imer,

14 y sus hermanos, hombres de gran vigor, ciento veintiocho, el jefe de los cuales era Zabdiel hijo de Gedolim.
Imagen: natrimoniosfuerte.blogspot.com